Cuentas corrientes: el instrumento básico para las finanzas de cualquier usuario

Las cuentas corrientes permiten llevar a cabo las gestiones más comunes: cobros y pagos, transferencias, ingresos, etc.

Descubre las cuentas corrientes sin comisiones y ahorra en costes

Image

Oficina bancaria con trabajadores y un cliente

PABLO R.G

Sevilla
14/02/2024

Actualizado 04/6/2024 a las 22:55

En el mundo actual, con el uso del dinero efectivo en decadencia y una economía cada vez más digitalizada, las cuentas corrientes han adquirido una importancia aún mayor de la que tenían hace algunas décadas, hasta tal punto que se han convertido en un instrumento financiero básico e indispensable para la inmensa mayoría de las personas.

A día de hoy, rara es la operación económica cotidiana para la que no sea necesaria una cuenta corriente, desde pagar la compra en el supermercado a recibir el sueldo. Asimismo, también se precisan para otras de mayor envergadura, como financiar la compra de un coche, pedir una hipoteca o pagar impuestos.

Al ser un producto tan básico y, al mismo tiempo, tan importante para la inmensa mayoría de los ciudadanos, en el mercado financiero existe una enorme variedad de cuentas corrientes, cada una con sus condiciones, sus ventajas y sus requisitos. En este artículo vamos a explicarte qué son, cómo funcionan, quién la puede pedir, cómo puedes conseguirlas gratis y te mostraremos una selección con las mejores del momento.

Las mejores cuentas corrientes de junio 2024

Cuenta online Sabadell

Consigue

2,5% TAE el primer año
  • Hasta el 10/7 obtén 2,5% TAE el primer año saldo máx. 50.000€
  • Consigue hasta 1.250€ + el 3% de devolución en recibos domiciliados
  • Cuenta sin comisión de emisión y mantenimiento
  • Tarjetas bancarias sin comisiones
  • Exclusivo para nuevos clientes del banco
Image

Cuenta Corriente Open

Consigue

Cuenta online sin comisiones
  • Tarjeta de débito Open Debit gratuita para el primer titular sin emisión y renovación
  • Si traes tus ahorros, consigue el 2,27% TAE con la Cuenta Ahorro Bienvenida
  • Transferencias estándar en la UE  sin comisiones
  • Retiradas de efectivo en 7.000 cajeros Santander
  • Consulta condiciones en Openbank.es
  • Consulta condiciones en Openbank.es

Cuenta imagin

Consigue

Hasta 150€ por domiciliar la nómina
  • Hasta 150€ por domiciliar la nómina superior a 1.000€
  • Cuenta sin comisión de emisión y mantenimiento
  • Tarjetas bancarias sin comisiones
  • Retiradas de efectivo en 13.000 cajeros CaixaBank
  • Descuentos exclusivos con Imagin

Cuenta BBVA online sin comisiones

Consigue

Hasta 720€ en devoluciones
  • Hasta 720€ por domiciliar recibos y mantener un saldo de 400€/mes. Código: RECIBOS720
  • Cuenta sin comisiones de administración y mantenimiento
  • Tarjeta Aqua débito gratis
  • Transferencias nacionales sin comisiones
  • Retiradas de efectivo en 4.500 cajeros BBVA

Cuenta Easy Savings de Bunq

Consigue

2,46% sobre el importe
  • Remunera el 2,46% sobre el importe
  • Incluye una tarjeta prepago virtual
  • Cuenta libre de comisiones y condiciones
  • Hasta 2 retiradas al mes
  • Notificaciones en tiempo real

Cuenta online sin comisiones CaixaBank

Consigue

250€ por domiciliar la nómina
  • Llévate 250€ por domiciliar la nómina, tres recibos y realizar tres compras con tarjeta al trimestre
  • Tarjeta de débito gratuita
  • Cuenta corriente sin comisiones y condiciones
  • Más de 11.000 cajeros para hacer retiradas de efectivo a débito sin coste

Cuenta NoCuenta ING

Consigue

1,00% TAE en tu Cuenta Naranja
  • Rentabilidad del 1,00% TAE en la cuenta Naranja
  • Tarjeta virtual gratuita
  • Sin comisiones ni permanencia
  • Envía y recibe dinero de Bizum
  • Transferencias sin coste en la zona SEPA

Cuenta Inteligente EVO

Consigue

2,85% TAE en la cuenta de ahorro
  • Rentabilidad del 2,85% TAE hasta 30.000€
  • Ahorro automático de la cuenta corriente a la de ahorro
  • Tarjeta inteligente (crédito y débito) sin comisiones
  • Transferencias inmediatas gratuitas
  • Retiradas gratis a débito en más de 18.000 cajeros

Cuenta Próxima Targo Bank

Consigue

2,53% TAE y hasta 300€ por domiciliar la nómina
  • Rentabilidad del 2,53% en la cuenta de ahorro
  • Hasta 300€ adicionales si domicilias tu nómina
  • Tarjeta de débito libre de comisiones
  • Funciones de ahorro automático y manual
  • Transferencias nacionales gratuitas

Cuenta Online Clara

Consigue

2% TAE por domiciliar la nómina
  • Rentabilidad del 2% TAE hasta 15.000
  • Consigue hasta 300€ por domiciliar la nómina
  • Tarjeta de débito sin comisiones
  • Tarjeta de crédito sin comisiones el primer año
  • Exclusiva para nuevos clientes

Cuenta remunerada MyInvestor

Consigue

2,5% TAE el primer año
  • Rentabilidad del 2,5% TAE el primer año y del 0,30% TAE el segundo año
  • Mantén la remuneración del 2,5% si inviertes 300€/mes en carteras o fondos
  • Cuenta sin comisiones de apertura y mantenimiento
  • Tarjetas bancarias de débito y crédito gratuitas
  • Sin domiciliaciones de nómina o recibos

Cuenta online Banco Santander

Consigue

Hasta 400€ por domiciliar la nómina
  • Llévate hasta 400€ por domiciliar tu nómina (Hasta el 30/04)
  • 50€ por cada amigo referido que abra una cuenta y domicilie su nómina
  • Tarjeta de débito con seguro de accidentes
  • Tarjeta de crédito virtual sin comisiones
  • Retiradas de efectivo en 30.000 cajeros

Cuenta online jóvenes BBVA

Consigue

Hasta 720€ en devoluciones
  • Hasta 720€ por domiciliar recibos y mantener un saldo de 400€/mes. Código: RECIBOS720
  • Cuenta online sin comisiones ni domiciliaciones
  • Tarjeta Aqua débito gratis
  • CVV dinámico para compras online
  • Gana 35€ por cada amigo que invites al banco

Cuenta corriente Avantio

Consigue

2,53% TAE por domiciliar la nómina
  • Rentabilidad del 2,53% TAE por domiciliar nómina o pensión (Max. 50.000€)
  • Rentabilidad del 1% TAE sin domiciliaciones
  • Cuenta sin comisiones (aplican requisitos)
  • Tarjeta de débito Aurum Avantio
  • Retiradas sin coste en cajeros propios o de terceros desde 150€

Cuenta digital Bankinter

Consigue

Desde 1,01% TAE hasta 1,50% TAE
  • Rentabilidad según el importe de la cuenta
  • Sin límite de saldo a remunerar
  • Sin comisiones ni condiciones
  • Tarjeta de débito sin comisiones
  • Retiradas de efectivo en 17.000 cajeros

N26 Estándar

Consigue

Cuenta gratuita N26
  • Rentabilidad del 2,26% TAE en la cuenta de ahorro
  • Cuenta sin comisiones
  • Tarjeta virtual gratuitas
  • Transferencias de dinero en otras divisas
  • Envía y recibe dinero con Bizum

N26 Smart

Consigue

2,26% TAE en la cuenta de ahorro
  • Rentabilidad del 2,26% TAE sin depósito mínimo
  • Tarjeta física y virtual sin comisiones
  • Gestiona tu dinero con la herramienta Espacios
  • 5 retiradas gratuitas en cajeros
  • Coste mensual 4,90

N26 You

Consigue

Una cuenta bancaria internacional
  • Retira dinero en cajeros del mundo sin comisiones
  • Paga en comercios en el exterior sin comisiones
  • Rentabilidad del 2,26% TAE en la cuenta de ahorro
  • Incluye seguros de viaje y accidentes
  • Coste mensual 9,90€

N26 Metal

Consigue

Descuentos y experiencias exclusivas
  • Tarjeta física en acero inoxidable
  • Rentabilidad del 2,26% TAE en la cuenta de ahorro
  • Retiradas gratuitas en el extranjero
  • Incluye seguro de móvil por 2.000
  • Coste mensual 16,90€

Cuenta Nickel

Consigue

Tarjeta débito Mastercard
  • Cuenta con IBAN español
  • Solicítala en 5 minutos con tu DNI o pasaporte
  • Ingresos y retiradas de dinero en más de 2.000 Estancos y Loterías
  • Transferencias instantáneas entre cuentas Nickel
  • Sin domiciliaciones

¿Qué es una cuenta corriente?

Las cuentas corrientes son productos bancarios que permiten a su titular, ya sea persona física o jurídica (empresas y organizaciones diversas), depositar dinero en un banco para que éste cuide de él, realizar distintas operaciones financieras comunes (transferencias, domiciliaciones de recibos y nóminas, retirada de efectivo en cajeros, pagos con tarjeta, envío de dinero mediante bizum, etc.) y disponer de los fondos cuando lo desee siempre que presente las credenciales necesarias para ello.

Las cuentas corrientes existen desde hace mucho tiempo, pero en los últimos años, con la digitalización de la economía, han pasado de ser una herramienta financiera muy útil a un instrumento económico esencial para la mayoría de las personas. Por ejemplo, es necesario tener una de ellas para hacer compras por internet (que se realizan con una tarjeta bancaria asociada) y extraer dinero en efectivo en cajeros automáticos, en muchos trabajos ya sólo ingresan el sueldo a sus empleados mediante transferencia (antes existía la posibilidad de cobrarlo mediante cheques, algo que se sigue haciendo en algunos casos, o en metálico) y son imprescindibles para pagar muchos impuestos y determinados servicios, como las suscripciones a plataformas de contenidos bajo demanda como Netflix o HBO.

Asimismo, tener una cuenta corriente también es fundamental para obtener cualquier tipo de financiación, ya sea con una tarjeta de crédito, un préstamo personal, un microcrédito o una hipoteca. Y es que todos estos productos necesitan una cuenta de referencia donde cargar sus cuotas mensuales.

Por último, también son un instrumento imprescindible para todas las personas que tengan un negocio, tanto físico como digital, puesto que es necesario tener una cuenta corriente para poder recibir pagos electrónicos de clientes y, en muchas ocasiones, también para comprar a proveedores.

¿Quién puede abrir una cuenta corriente?

Las cuentas corrientes tienen, en la mayoría de los casos, muy pocos requisitos, por lo que casi cualquier persona puede contratar una. Las condiciones que deben cumplir los interesados para abrirlas son: ser mayor de edad, disponer de un documento de identidad válido y en vigor (DNI, NIE, pasaporte), residir legalmente en España y poder facilitar un correo electrónico y un teléfono de contacto.

Todo lo anterior sirve para las cuentas corrientes convencionales, pero en el mercado existen diferentes tipos de este instrumento que pueden tener algunos requisitos adicionales a cambio, normalmente, de ofrecer ciertas ventajas adicionales a sus titulares, como las cuentas corrientes remuneradas o las cuentas corriente nómina.

Una cuenta corriente remunerada es un instrumento que, además de ofrecer toda la operativa bancaria habitual de este tipo de productos, ofrecen beneficios a sus titulares, ya sea a través de intereses sobre el capital depositado o mediante la entrega directa de una suma de dinero concreta. Para poder hacerse con ellas, los requisitos más habituales son que el usuario domicilie una nómina o un ingreso mensual recurrente de otro tipo, que contrate otros productos de la entidad (como planes de inversión), sea nuevo cliente o mantenga una cantidad mínima depositada en ella, entre otros.

Las cuentas corrientes nómina, por su parte, son instrumentos que ofrecen ventajas adicionales a sus titulares siempre que domicilien su nómina en ella. Esos beneficios pueden ser la ausencia de costes y comisiones, tarjetas de débito o crédito gratuitas, mejores condiciones de financiación, descuentos y ventajas exclusivas en comercios seleccionado, reembolso de un pequeño porcentaje de las compras que haga el cliente o algún tipo de remuneración, tanto mediante la entrega directa de efectivo como a través intereses sobre el capital depositado. De esta manera, una cuenta corriente nómina puede ser, al mismo tiempo, una cuenta corriente remunerada.

En las cuentas nómina el requisito adicional fundamental (puede haber alguno más) es que se domicilie en ella el sueldo que percibe su titular por su empleo. Pero, ¿qué pasa con los autónomos, los jubilados o los desempleados? Depende de la entidad. En algunos casos, el banco bautiza su producto como cuenta nómina, pero acepta otro tipo de ingresos siempre que sean recurrentes, suficientes y se puedan justificar. En otros casos no, y sólo admitirán como clientes de este producto a usuarios que, efectivamente, puedan aportar una nómina.

¿Cómo puedo conseguir la mejor cuenta corriente?

Todas las cuentas corrientes del mercado ofrecen una serie de servicios básicos comunes y tratan de diferenciarse entre ellas con algunos adicionales que no tenga la competencia, además de ventajas únicas y beneficios exclusivos. De esta manera, lo primero que debes tener en cuenta a la hora de buscar un producto de este tipo son tus propias necesidades, para determinar si te valdrá con uno estándar o precisarás de algún añadido particular, por ejemplo, transferencias internacionales gratuitas o cambio de divisa sin comisiones si viajas mucho al extranjero.

Una vez hayas establecido qué es lo que necesitas, el siguiente paso es buscar en el mercado la cuenta corriente que mejor se adapte a ello y, además, ofrezca más ventajas para tu bolsillo. Para tal fin, te recomendamos que atiendas, al menos, a los siguientes aspectos:

Costes

Este es un aspecto fundamental, pues de él dependerá cuánto vas a tener que pagar por tu cuenta corriente. Los costes de este tipo de instrumentos vienen de distintas comisiones como la de mantenimiento, por realizar transferencias, por retirar efectivo en cajeros de otras entidades, por tener tarjetas bancarias asociadas, por hacer pagos en una divisa distinta al euro o por pedir algunos certificados bancarios, entre otros.

No obstante, en la actualidad es posible conseguir una cuenta corriente gratis porque hay muchos bancos sin comisiones que las ofrecen sin costo alguno. En algunos casos exigen para ello que el usuario cumpla con algunos requisitos adicionales, como domiciliar nóminas o recibos, mientras que en otros no imponen ninguna condición, aunque en estos casos lo habitual es que sólo sean gratuitos los servicios más básicos.

Servicios

Relacionado con el punto anterior, hay muchas cuentas corrientes que ofrecen servicios bancarios básicos gratis con pocos o ningún requisitos que cumplir por parte de su titular, pero para operaciones menos comunes o más complejas sí establecen tarifas cuyo precio varía según el banco. Por lo tanto, hay que prestar mucha atención a la operativa gratuita y la que tiene costes de los instrumentos que te interesen para evitar gastos imprevistos.

Requisitos

Como hemos comentado un poco más arriba, algunos bancos eliminan las comisiones de sus cuentas corrientes siempre que el usuario cumpla con una serie de condiciones, como domiciliar una nómina o tener contratados otros productos de la entidad. Hay que prestar mucha atención a este aspecto no sólo a la hora de contratar el instrumento, sino también durante todo el tiempo que se tenga activo, puesto que si su titular deja de cumplir con alguno de los requisitos que lo bonifican  se le empezarán a cobrar determinados servicios.

Tarjetas bancarias

Unos instrumentos indisolublemente unidos a las cuentas bancarias son las tarjetas de crédito y, sobre todo, las de débito. Estos plásticos permiten al usuario pagar artículos y servicios utilizando el dinero depositado en la cuenta, ya sea directamente (débito) o en diferido mediante un pequeño préstamo (crédito). Muchas entidades, pero no todas, ofrecen tarjetas de débito gratuitas sin apenas condiciones, algo muy interesante porque se trata de un método de pago básico hoy día. Las tarjetas de crédito, en cambio, son más difíciles de encontrar sin costes, pero algunos bancos también las ofrecen de forma gratuita, en la mayoría de los casos, eso sí, siempre que el titular cumpla con algunos requisitos.

Banca online

Otro aspecto fundamental en la actualidad para cualquier cuenta corriente es que la entidad que la comercializa tenga buenos servicios digitales, con una web y una app desde la que se puedan realizar todas las operaciones más habituales de una forma sencilla e intuitiva sin necesidad de ayuda ni de acudir físicamente a una sucursal. Algunos bancos las tienen más optimizadas que otros, por lo que la calidad y usabilidad de estas herramientas también son un factor importante que valorar a la hora de elegir entre un instrumento y otro.

Red de cajeros

Todos los bancos ofrecen retiradas de efectivo gratuitas en cajeros propios a los clientes de sus cuentas corrientes, pero en los de otras entidades esta operación puede tener un coste. Por lo tanto, si utilizas efectivo de forma habitual es recomendable que busques una empresa financiera con terminales cercanos a tu lugar de residencia o de las zonas por las que transitas habitualmente.

Sucursales

En la actualidad muchos de los trámites bancarios se pueden realizar vía online, y también muchas dudas se pueden consultar a través de la app del banco o mediante una llamada telefónica al mismo. Pero nunca está de más abrir una cuenta corriente en una entidad con sucursales cerca por si alguna vez necesitases acudir físicamente a ellas.

Bancos sin comisiones: consigue una cuenta corriente gratis

En la actualidad existen muchos bancos que ofrecen cuentas corrientes sin comisiones, por lo que conseguir una de ellas es relativamente sencillo si se busca bien. Eso sí, hay que tener presente que en no pocos casos estas entidades exigirán que el usuario cumpla algún requisito adicional a los básicos para eliminar los coste. En otros casos, estos instrumentos se ofrecen de forma gratuita sin condiciones, pero sí con algún condicionante para el cliente.

En el primer caso, los requisitos más habituales suelen ser: domiciliar una nómina o cualquier otro ingreso recurrente válido en la cuenta corriente, contratar otros productos del banco (como un plan de inversión o de pensiones), domiciliar recibos (luz, agua, teléfono…) o pagar con la tarjeta asociada un número mínimo de veces al mes o al trimestre. Algunos bancos también ofrecen estos instrumentos de forma gratuita a determinados colectivos, como los estudiantes, los menores de 35 años, los funcionarios o los trabajadores autónomos, entre otros.

En el segundo caso, el principal condicionante que se debe aceptar a día de hoy para obtener una cuenta corriente gratuita es que sea completamente online, es decir, que su titular tendrá que realizar todas las operaciones, trámites y consultas exclusivamente a través de su banca digital (web o app de la entidad), sin la opción de acudir a una sucursal. Muchos bancos ofrecen esta posibilidad a nuevos clientes porque buscan potenciar sus negocios en internet, ya que este ámbito les ofrece muchas ventajas económicas: el usuario puede realizar la inmensa mayoría de las operaciones por sí mismo, sin necesidad de que ningún empleado intervenga, algo que reduce considerablemente los costes de la empresa.

Así pues, si operar con la banca online para todos tus trámites financieros no supone un problema, este condicionante será una ventaja para ti, porque te dará la oportunidad de acceder a todos los servicios de una cuenta corriente de forma completamente gratuita.

Otro condicionante puede ser la permanencia. Algunas cuentas corrientes ofrecen sus servicios sin costes a nuevos clientes como promoción de bienvenida siempre que éste mantenga el producto abierto durante un tiempo determinado. De cerrarlo durante ese periodo, el banco le cobrará algunas comisiones que había eliminado, o le retirará algunos beneficios, como los intereses en el caso de las cuentas corrientes remuneradas.

Comisiones y costes comunes de las cuentas corrientes

Las cuentas corrientes pueden tener dos tipos de costes, los fijos y los puntuales. Los primeros tienen que ver, fundamentalmente, con la gestión del instrumento y su mantenimiento por parte de la entidad, mientras que los segundos sólo se cargan por utilizar determinados servicios, como por ejemplos transferencias internacionales o cambios de divisa.

El principal coste fijo de las cuentas corrientes es la comisión de mantenimiento. Esta tarifa se cobra por los servicios más básicos que ofrece este instrumento, como guardar el dinero del cliente, recibir y hacer pagos a su nombre o los envíos de información sobre sus movimientos financieros. Muchas entidades eliminan esta tarifa si el titular cumple con algunos requisitos o de forma promocional para atraer a nuevos usuarios al banco.

Otro coste fijo bastante habitual es el de las comisiones por emisión y mantenimiento de la tarjeta de débito asociada a la cuenta corriente. Esta tarifa la establece la entidad por crear este método de pago para el cliente y por algunas de las operaciones que realiza con él, como compras o retiradas de efectivo en cajeros del propio banco. Es también uno de los desembolsos que se suelen eliminar habitualmente si el usuario cumple con una serie de requisitos.

Un coste fijo menos habitual, pero que también pueden cobrar algunas entidades, es la comisión de administración, que se carga por el uso que se hace de la cuenta corriente.

En lo que se refiere a los costes puntuales, son aquellos que las entidades cobran por acciones determinadas, como transferencias, retiradas de efectivo en cajeros de otros bancos, emisión de certificados, cobro de cheques, solicitar una tarjeta adicional o hacer cambios de divisa, entre otros.

Es frecuente que los bancos también eliminen los costes puntuales de las operaciones más habituales, como las transferencias nacionales, si el usuario cumple con determinados requisitos. Sin embargo, en otros servicios menos comunes, como las transferencias fueras de la Unión Europea, son pocas las entidades que no cobran una tarifa por ello.