¿Qué es una cuenta de ahorro? Haz crecer tu dinero sin riesgos y con total flexibilidad

Encuentra las cuentas de ahorro con la mayor remuneración

Ahorra en costes con las cuentas de ahorro sin comisiones

Image

Cohete que se eleva más rápido que los globos aerostáticos

PABLO R.G

Sevilla
14/02/2024

Actualizado 04/6/2024 a las 22:57

Si has conseguido acumular una suma considerable de dinero y quieres ponerla a trabajar para que genere ingresos pasivos, pero sin asumir riesgos, es probable que las cuentas de ahorro te resulten de lo más atractivas. Estos productos bancarios no sólo garantizan el capital depositado por el cliente, también los intereses que generará, por lo que su seguridad es casi total.

Pero claro, los interesados en las cuentas de ahorro deben tener presente que, a cambio de esa enorme seguridad, los beneficios que proporcionan estos productos son considerablemente más bajos que los ofrecidos por instrumentos más arriesgados, como los activos de inversión. Así pues, debes valorar si prefieres ganar menos a cambio de garantizar la integridad de tus fondos o exponerte un poco más a cambio de tener mejores perspectivas de rentabilidad.

¿Cómo son las cuentas de ahorro tan seguras? ¿Es posible sacar el dinero de ellas si lo necesito? ¿Cuántos intereses puedo conseguir? ¿Es el mejor producto de renta fija al que puedo optar? ¿Cómo encuentro la que más me convenga? En este artículo respondemos a estas y otras preguntas para que conozcas mejor este instrumento financiero, averigües si es lo que estás buscando y sepas cómo encontrar la mejor opción para ti, entre otros aspectos.

Las mejores cuentas de ahorro de junio 2024

Cuenta online Sabadell

Rentabilidad

2,5% TAE el primer año
  • Hasta el 10/7 obtén 2,5% TAE el primer año saldo máx. 50.000€
  • Consigue hasta 1.250€ + el 3% de devolución en recibos domiciliados
  • Cuenta sin comisión de emisión y mantenimiento
  • Tarjetas bancarias sin comisiones
  • Exclusivo para nuevos clientes del banco

Cuenta Ahorro Bienvenida

Rentabilidad

2,27% TAE durante 12 meses
  • Rentabilidad durante 12 meses del 2,27% TAE hasta 100.000 euros
  • Cuenta sin comisiones de administración, mantenimiento y cancelación
  • Retira el dinero cuando lo necesites y sin condiciones
  • Consulta condiciones en Openbank.es

Cuenta D Freedom24

Rentabilidad

3,83% en euros y 5,33% en dólares
  • Recibe el 3,83 % anual en EUR
  • Recibe el 5,33% anual en USD
  • Sin importe máximo de remuneración
  • Pago de intereses diarios
  • Retira el dinero cuando necesites

Cuenta de ahorro Trade Republic

Rentabilidad

3,75% de interés sobre el importe
  • Remunera el 3,75% de interés sobre el importe
  • Importe máximo a remunerar de 50.000€
  • Pago de intereses mensuales en la cuenta
  • Retiradas de efectivo gratuitas desde 100€
  • Ahorra con la modalidad de redondeo

Cuenta Easy Savings de Bunq

Rentabilidad

2,46% sobre el importe
  • Remunera el 2,46% sobre el importe
  • Incluye una tarjeta prepago virtual
  • Cuenta libre de comisiones y condiciones
  • Hasta 2 retiradas al mes
  • Notificaciones en tiempo real

Cuenta online sin comisiones CaixaBank

Consigue

250€ por domiciliar la nómina
  • Llévate 250€ por domiciliar la nómina, tres recibos y realizar tres compras con tarjeta al trimestre
  • Tarjeta de débito gratuita
  • Cuenta corriente sin comisiones y condiciones
  • Más de 11.000 cajeros para hacer retiradas de efectivo a débito sin coste

Cuenta remunerada MyInvestor

Rentabilidad

2,5% TAE el primer año
  • Rentabilidad del 2,5% TAE el primer año y del 0,30% TAE el segundo año
  • Mantén la remuneración del 2,5% si inviertes 300€/mes en carteras o fondos
  • Cuenta sin comisiones de apertura y mantenimiento
  • Tarjetas bancarias de débito y crédito gratuitas
  • Sin domiciliaciones de nómina o recibos

Cuenta de ahorro InbestMe

Rentabilidad

3,35% TIR
  • TIR del 3,35% en euros y 5,00% en dólares
  • Interés variable según tipos interbancarios
  • Sin límite de importe máximo a remunerar
  • Consigue rentabilizar desde 1.000€
  • Retira el dinero cuando lo necesites

Cuenta remunerada B100

Rentabilidad

2,70% en la cuenta Save y 3,40% en la cuenta Health
  • Remuneración por tus ahorros hasta el 3,40% TAE
  • Importe máximo a remunerar 50.000
  • Cuenta corriente sin comisiones (0%TAE)
  • Establece objetivos de ahorro
  • Una tarjeta que limpia el planeta

Cuenta de ahorro WiZink

Rentabilidad

2,30% TAE
  • Rentabilidad del 2,30% TAE sin condiciones
  • Sin límite de importe máximo a remunerar
  • Cuenta de ahorro sin comisiones
  • Dinero siempre disponible y con total liquidez
  • Los intereses se liquidan mensualmente

Cuenta Naranja ING

Rentabilidad

1,50% TAE
  • Rentabilidad del 1,50% TAE
  • Ahorra sin importe mínimo
  • Cuenta sin comisiones ni costes
  • Retira el dinero cuando desees
  • Incluye una Cuenta NoCuenta ING

Cuenta Inteligente EVO

Rentabilidad

2,85% TAE
  • Rentabilidad del 2,85% TAE hasta 30.000€
  • Ahorro automático de la cuenta corriente a la de ahorro
  • Tarjeta inteligente (crédito y débito) sin comisiones
  • Transferencias inmediatas gratuitas
  • Retiradas gratis a débito en más de 18.000 cajeros

Cuenta Próxima Targo Bank

Rentabilidad

2,53% TAE
  • Rentabilidad del 2,53% en la cuenta de ahorro
  • Hasta 300€ adicionales si domicilias tu nómina
  • Tarjeta de débito libre de comisiones
  • Funciones de ahorro automático y manual
  • Transferencias nacionales gratuitas

Cuenta Online Clara

Rentabilidad

2% TAE por domiciliar tu nómina
  • Rentabilidad del 2% TAE hasta 15.000
  • Consigue hasta 300€ por domiciliar la nómina
  • Tarjeta de débito sin comisiones
  • Tarjeta de crédito sin comisiones el primer año
  • Exclusiva para nuevos clientes

Cuenta online Banco Santander

Consigue

Hasta 400€ por domiciliar tu nómina
  • Llévate hasta 400€ por domiciliar tu nómina (Hasta el 30/04)
  • 50€ por cada amigo referido que abra una cuenta y domicilie su nómina
  • Tarjeta de débito con seguro de accidentes
  • Tarjeta de crédito virtual sin comisiones
  • Retiradas de efectivo en 30.000 cajeros

N26 Smart

Rentabilidad

2,26% TAE en la cuenta de ahorro
  • Rentabilidad del 2,26% TAE sin depósito mínimo
  • Tarjeta física y virtual sin comisiones
  • Gestiona tu dinero con la herramienta Espacios
  • 5 retiradas gratuitas en cajeros
  • Coste mensual 4,90

Cuenta online SIN remunerada

Rentabilidad

3,88% anual en €
  • Rentabilidad del 1,00% TAE el primer año
  • Rentabilidad del 2,01% TAE el primer año si domicilias la nómina
  • Hasta 100€ al año en recibos si domicilias la nómina
  • Tarjeta de débito sin comisiones
  • Cuenta sin comisiones

Cuenta nómina ING

Rentabilidad

1,5% TAE
  • Rentabilidad del 1,5% TAE en la cuenta Naranja
  • Cuenta sin comisiones por domiciliar tu nómina
  • Tarjetas bancarias gratuitas sin comisiones
  • Ahorro automático con la función redondeo
  • Protección antifraude en compras online

Cuenta corriente Avantio

Consigue

2,53% TAE por domiciliar la nómina
  • Rentabilidad del 2,53% TAE por domiciliar nómina o pensión (Max. 50.000€)
  • Rentabilidad del 1% TAE sin domiciliaciones
  • Cuenta sin comisiones (aplican requisitos)
  • Tarjeta de débito Aurum Avantio
  • Retiradas sin coste en cajeros propios o de terceros desde 150€

Cuenta de ahorro Lea Bank

Rentabilidad

3,24% TAE
  • Rentabilidad del 3,24% anual
  • Saldo mínimo de 5.000€ y máximo de 100.000€
  • Cuenta sin comisiones ni condiciones
  • Disponibilidad del dinero en cualquier momento
  • Contratación en la plataforma de Raisin

Cuenta de ahorro Banca Progetto

Rentabilidad

3,50% TAE
  • Rentabilidad del 3,50% en la cuenta de ahorro
  • Importes desde 10.000€ hasta 100.000€
  • Pago de intereses anual
  • Cuenta libre de comisiones
  • Contratación 100% online

¿Qué es una cuenta de ahorro?

Las cuentas de ahorro son productos bancarios pensados en exclusiva para que sus titulares acumulen dinero. Para ello, disponen de varios servicios que ayudan a los usuarios a atesorar fondos, entre los cuales destaca la rentabilidad que generan sobre el capital que se deposite en ellas a través de intereses.

Como su único objetivo es incrementar los fondos del cliente, no ofrecen otro tipo de servicios financieros como pagos con tarjetas asociadas, bizum o domiciliaciones. La única operación que permiten es la transferencia, y por lo general sólo a una cuenta corriente que pertenezca a la misma persona que figura como propietaria de la cuenta de ahorro.

Además de la remuneración por el saldo depositado, la principal ventaja de las cuentas de ahorro es su flexibilidad, ya que el titular puede disponer del dinero que hay en ellas en cualquier momento sin ningún tipo de limitación. De esta forma, el usuario no pierde liquidez.

Eso sí, hay que tener presente que estos productos suelen tener un saldo mínimo remunerado, es decir, una cantidad por debajo de la cual no ofrecen intereses. Por lo tanto, aunque el titular tenga plena libertad para retirar sus fondos cuando quieran sin limitaciones, debe tener cuidado para que el capital no sea nunca inferior a esa cifra, porque entonces no generará rentabilidad alguna. Asimismo, estos instrumentos suelen tener un saldo máximo remunerado.

Por contra, la principal desventaja de las cuentas de ahorro es lo escaso de su remuneración. Aunque algunos productos ofrecen hasta un 4% TAE, lo normal a día de hoy es que la mayoría se sitúe en torno al 3% TAE. Cifras muy modestas que se explican por su gran seguridad: con ellas tanto el capital del cliente como los beneficios generados están asegurados, a diferencia de otros instrumentos que ofrecen una rentabilidad potencial mayor pero no aportan garantía alguna y, por tanto, pueden hacer que el cliente no sólo no gane nada, sino que además pierda parte de su dinero.

¿Quién puede abrir una cuenta de ahorro?

Las cuentas de ahorro son productos con muy pocos requisitos, lo que hace posible que casi cualquier usuario con fondos suficientes pueda contratar una. Y es que esto último suele ser la condición más exigente, disponer de bastante capital como para alcanzar el saldo mínimo remunerado que imponga la entidad para dar intereses.

En algunos casos esta exigencia excluirá a algunos usuarios porque el saldo mínimo remunerado de algunas cuentas de ahorro puede llegar a ser de hasta 10.000 euros, una cifra importante de la que no todos los interesados disponen. Sin embargo, en la actualidad existen entidades que ofrecen productos de este tipo que remuneran desde un solo euro, de tal manera que son asequibles para cualquier tipo de persona sin importar sus posibilidades económicas.

Por lo demás, los requisitos básicos que toda entidad solicita a los interesados en abrir una cuenta de ahorro son: disponer de un documento de identidad (DNI, NIE, pasaporte) válido y en vigor, residir legalmente en España, poder aportar un justificante de domicilio (recibo de la luz o del agua a nombre del solicitante, por ejemplo), facilitar un correo electrónico y un número de teléfono de contacto y tener una cuenta corriente española.

Algunos bancos exigirán a los interesados en abrir una cuenta de ahorro que también tengan contratada una cuenta corriente de la entidad a la que vincular el primer producto. Asimismo, en algunos casos es posible que se solicite un justificante de ingresos para comprobar que dispone de la renta mínima que exige la empresa para ofrecer rentabilidad.

¿Cómo puedo conseguir la mejor cuenta de ahorro?

A la hora de elegir la mejor cuenta de ahorro para ti debes valorar una serie de aspectos fundamentales que tienen que ver tanto con la rentabilidad del producto como con su versatilidad y su encaje a tu situación personal. En el mercado existe una amplia variedad de estos instrumentos, cada uno con sus características, requisitos y ventajas, por lo que es posible encontrar algunos de ellos bastante adaptados a lo que el usuario esté buscando.

Para encontrar la mejor cuenta de ahorro para ti es recomendable que prestes atención, al menos, a los siguientes aspectos:

Intereses

Se trata de uno de los aspectos más importantes que tener presente a la hora de elegir entre una cuenta de ahorro y otra, pues cuanto más altos sean, mayores serán los beneficios que obtendrás. No obstante, no es el único factor que se debe valorar para escoger el producto, puesto que es posible que instrumentos con remuneraciones más bajas tengan menos costes o proporcionen mayor flexibilidad a sus titulares, por lo que pueden ser más atractivos aunque ofrezcan un menor porcentaje de rentabilidad.

Comisiones y otros costes

Las cuentas de ahorro suelen ser instrumentos sin comisiones ni costes, pero es posible que entre los requisitos para abrirla se exija la contratación de otro producto que sí los tenga, como una cuenta corriente o un plan de inversión. Por lo tanto, es recomendable revisar las posibles tarifas de todo antes de decirse por una de las opciones disponibles para asegurarte de que consigues la que te resulta más rentable.

Saldo mínimo remunerado

Existen cuentas de ahorro que remuneran el capital depositado desde un sólo euro, pero otras exigen que el titular ingrese una cantidad mínima significativa para empezar a ofrecerle beneficios, cifras que puede llegar a ser de 5.000 e incluso 10.000 euros. Este aspecto es muy importante porque en función de tu capacidad económica podrás optar a unas u otras.

Saldo máximo remunerado

Este es también un aspecto muy importante puesto que marcará el límite de dinero por el que el banco está dispuesto a ofrecerte intereses. En algunos casos es amplio, de hasta 100.000 euros, y hay entidades que incluso no lo tienen y remuneran cualquier cantidad por abultada que sea. Otras, en cambio, imponen saldos máximos bastante cortos, por ejemplo, de 5.000 euros. Esto es relevante porque a veces hay productos de este tipo con intereses muy altos pero que permiten depositar tan pocos fondos que puede resultar escasamente productivo para personas con bastante capital que quieran sacarle rentabilidad al completo y no sólo a una parte.

Vinculaciones

Algunas entidades ofrecen cuentas de ahorro con muy buenas condiciones siempre que el usuario contrate otros productos de la empresa, como una cuenta corriente, un plan de pensiones o un plan de inversiones. Hay que prestar atención porque es posible que estos últimos tengan distintas comisiones o costes que resten rentabilidad a la cuenta de ahorro. Asimismo, también existe la posibilidad de que no te interese hacerte con otros instrumentos para conseguir beneficios con tus ahorros y prefieras otras opciones sin ataduras.

Promociones

En ocasiones los bancos ofrecen cuentas de ahorro con intereses muy elevados pero sólo por un periodo inicial, por ejemplo el primer año, como promoción de bienvenida. Esto suele implicar, además, una permanencia, de tal manera que el usuario no podrá cancelar el producto hasta que haya transcurrido un tiempo determinado. Es importante prestar atención a este aspecto porque una vez ha pasado el periodo de la oferta la remuneración se puede reducir considerablemente, haciendo que el producto sea poco o nada rentable, y porque el cliente puede verse obligado a mantener abierto un instrumento que ha dejado de serle útil.

Velocidad de transferencia

Como hemos comentado un poco más arriba, las cuentas de ahorro ofrecen a sus titulares total disponibilidad de su dinero, pues pueden ingresarlo o retíralo cuando deseen sin penalizaciones ni trabas. Pero, en función del producto, los movimientos de capital pueden tardar hasta tres días en hacerse efectivos en ambos sentidos, es decir, el tiempo habitual de una transferencia bancaria convencional. Sin embargo, si tienes tu cuenta de ahorro en la misma entidad que la cuenta corriente, es posible pasar saldo de una a otra de forma casi instantánea. Debes tener en cuenta este aspecto si vas a necesitar agilidad para poder usar los fondos con rapidez.

¿Las cuentas de ahorro están exentas de riesgos?

No, pero los riesgos de las cuentas de ahorro son mínimos. La alta seguridad que ofrece este tipo de producto se debe a varios factores. En primer lugar, la entidad que lo comercializa garantiza tanto la devolución del capital depositado como la entrega de los intereses por contrato, por lo que está obligada a cumplir con las responsabilidades que ha contraído. Es decir, no se especula con el dinero del usuario, como sí puede ocurrir con otros instrumentos que se utilizan para incrementar los fondos del interesado como los activos de inversión.

Además, la inmensa mayoría de las entidades que comercializan cuentas de ahorro están adscritas a un fondo de garantía de depósitos, instituciones que protegen hasta 100.000 euros por cliente y banco a los usuarios de cuentas bancarias y depósitos si la empresa tiene dificultades económicas y no pueda devolver el dinero. Por lo tanto, en caso de insolvencia de la compañía en la que se tiene contratado el instrumento, estos organismos devolverán al afectado dicha cifra. Aquí, por tanto, el único riesgo que existe es tener ingresado un monto por encima de esos 100.000 euros.

Otro pequeño riesgo de las cuentas de ahorro es que la entidad cobre algún tipo de comisión tanto por este producto como por otro vinculado. Por eso es muy importante leer bien la letra pequeña del contrato e informarse de los posibles costes, en especial aquellos que se puedan activar si se dejan de cumplir alguna de las condiciones exigidas por el banco para que sean gratuitos. Y es que estos gastos imprevistos pueden reducir considerablemente los beneficios, eliminarlos por completo e, incluso, llegar a costar dinero al usuario.  

Cuentas de ahorro y cuentas remuneradas: ¿son diferentes?

Las cuentas de ahorro son un tipo de cuenta remunerada, de las que existen distintas variables como las cuentas nómina remuneradas o las cuentas corrientes remuneradas. Todas comparten varias características comunes que hacen que se engloben dentro de la categoría de cuentas remuneradas, fundamentalmente la generación de intereses sobre el capital depositado en ellas. Pero también guardan importantes diferencias entre sí.

La principal es que tanto las cuentas nómina remuneradas como las cuentas corrientes remuneradas ofrecen a sus titulares todos los servicios bancarios más habituales, como transferencias, domiciliaciones de nóminas y recibos, pagos con tarjetas, etc. Y, además, generar intereses para los usuarios. Las cuentas de ahorro, en cambio, no permiten ninguna de estas operaciones, tan sólo ingresar y retirar dinero.

Otra diferencia es que las cuentas de ahorro tienen muy pocos requisitos y prácticamente dan intereses por el mero hecho de que el usuario deposite una cantidad de dinero suficiente en ellas. Las cuentas corrientes remuneradas y las cuentas nómina remuneradas, en cambio, tienen más exigencias y habitualmente vinculan la rentabilidad con el cumplimiento de algunas de esas condiciones, como la domiciliación del sueldo del usuario o la utilización de la tarjeta bancaria vinculada un número de veces mínimas al mes.

Por último, las cuentas de ahorro, al ser productos pensados para acumular dinero exclusivamente, suelen ofrecer intereses más elevados que las cuentas corrientes remuneradas y las cuentas corrientes nómina, en las que los beneficios son sólo una ventaja más que comparte protagonismo con otras como, por ejemplo, la ausencia de comisiones.

¿Es mejor contratar una cuenta de ahorro o un depósito a plazo fijo?

Depende de los objetivos y necesidades financieras del usuario. Tanto las cuentas de ahorro como los depósitos a plazo fijo son productos pensados para generar intereses por el dinero que sus titulares ingresen en ellos, por lo que guardan algunas similitudes. Pero, al mismo tiempo, tienen varias diferencias clave que los hacen instrumentos bastante diferenciados.

La diferencia más importante tiene que ver con la disponibilidad del dinero. Las cuentas de ahorro permiten que sus usuarios ingresen y retiren los fondos cuando quieran con total libertad. Los depósitos a plazo fijo, en cambio, exigen a sus titulares que mantengan el capital inmovilizado hasta el vencimiento del producto, que puede ser de seis meses a cinco años, según lo que haya elegido el cliente.

Los usuarios de depósitos a plazo fijo pueden retirar los fondos en caso de necesidad o emergencia, pero se tendrán que enfrentar a una penalización por cancelación anticipada que puede ir desde la retirada parcial o total de los intereses generados hasta el pago de una comisión que a veces llega a ser de varios cientos de euros.

Otra diferencia importante tiene que ver con la duración de ambos. Las cuentas de ahorro son indefinidas, por lo que sólo se cancelarán cuando su titular comunique expresamente a la entidad que desea hacerlo. Los depósitos a plazo fijo tienen una duración determinada, y cuando vence el instrumento se cierran automáticamente y envía el capital y los intereses generados a la cuenta corriente desde la que el cliente hizo el ingreso. A no ser, claro, que el usuario decida renovarlo por un periodo igual al que acaba de terminar, siempre que la entidad que lo comercializa permita esto.

En lo que se refiere al abono de los intereses generados, las cuentas de ahorro suelen tener liquidaciones más cortas, mensuales o trimestrales, mientras que las de los depósitos a plazo fijo son más extensas, semestrales, anuales e, incluso, al vencimiento, ya sea este a los dos, tres o cinco años.

Por último, también encontramos una diferencia importante en la cuantía de los intereses: en general, los depósitos a plazo fijo ofrecen mejores rentabilidades que las cuentas de ahorro. Esto se debe, sobre todo, a la disponibilidad de los fondos. Como en los depósitos los usuarios no pueden retirar el dinero a menos que paguen una penalización, los bancos prefieren este tipo de instrumentos porque tienen la seguridad de que van a poder utilizar esos fondos para sus negocios por el tiempo de duración establecido o, en caso de que se cierre antes de tiempo, van a recibir una compensación por ello. Con las cuentas de ahorro, en cambio, la entidad no sabe cuánto tiempo va a disponer del capital porque su dueño puede disponer libremente de él.

De esta forma, a los bancos les resultan muchos más atractivos los depósitos a plazo fijo que las cuentas de ahorro y es por ello que ofrecen intereses más altos por los primeros que por las segundas.