Comparador de préstamos rápidos: online, sin papeleos y en poco tiempo

Los préstamos rápidos son créditos urgentes que se ingresan en la cuenta en tan solo 15 minutos

Las personas con ASNEF pueden solicitarlos y la entidad estudiará su caso

Image

Reloj marcando las 8:00h

PABLO R.G

Sevilla
14/02/2024

Actualizado 12/6/2024 a las 23:00

Encontrar el préstamo rápido que necesitas es más complejo de lo que puede parecer a simple vista. En el mercado financiero existe una amplia oferta de este tipo de productos, y los interesados en conseguir un crédito en poco tiempo ven ante sí la enorme tarea de investigar y comparar entre diversas entidades (para averiguar cuáles aceptan a clientes de las características del usuario según sus requisitos) e instrumentos (para dar con el que mejores condiciones ofrezca en función de las exigencias del solicitante).

Para facilitarte esa tarea de rastreo e investigación, ponemos a tu disposición nuestro buscador de préstamos rápidos, con el que ahorrarás una enorme cantidad de tiempo y esfuerzos en encontrar el crédito más adecuado para ti. Esta herramienta, gracias a los datos que le proporciones, te ofrecerá un listado personalizado con las entidades que aceptan a usuarios de tus características y productos que se adaptan a tus exigencias.

A continuación te explicamos todo lo que necesitas saber sobre los préstamos rápidos, los aspectos que tienes que tener en cuenta para encontrar la mejor opción, cómo funciona nuestro comparador y respondemos a las preguntas más frecuentes sobre este tipo de créditos, entre otros aspectos.

Comparador de préstamos rápidos

Encuentra un préstamo al que puedes optar
Nuestro comparador está diseñado para mostrarte solo los préstamos para los que eres elegible, incrementando las posibilidades de aceptación.

¿Por qué puedes confiar en el comparador de préstamos de ABC Finanzas?

Independencia

Los productos financieros incluidos en nuestro buscador han sido seleccionados siguiendo una metodología clara y transparente, basada en criterios profesionales, con el fin de escoger aquellos que más beneficios y seguridad ofrezcan a los usuarios de todos los disponibles en el mercado.

Empresas de contrastado prestigio

Sólo trabajamos con empresas de contrastado prestigio que ofrecen productos de calidad a sus clientes y operan con transparencia, rigor y estricta observancia a las leyes relativas a productos de financieros de España.

Selección de expertos

Los productos incluidos han sido cuidadosamente escogidos para ofrecer las mejores ofertas. Nuestro equipo ha prestado atención a criterios como los intereses, las comisiones, los plazos, la seguridad de las plataformas, la rapidez, la sencillez de uso o las promociones de los instrumentos listados.

¿Qué es un préstamo rápido?

Los préstamos rápidos son productos de crédito que se caracterizan por su velocidad. Están pensados para personas que tienen una urgencia monetaria ineludible y necesitan financiación lo antes posible. En algunos casos, el proceso es tan acelerado que el solicitante puede obtener una respuesta, positiva o negativa, en menos de 15 minutos. Del mismo modo, el dinero prestado puede llegar a la cuenta del usuario el mismo día que lo pidió, en función del banco de destino.

Los préstamos rápidos suelen ofrecer cantidades que oscilan entre los 2.000 y los 10.000 euros, aunque determinadas entidades también prestan cifras por encima y por debajo de esos montos. En lo que se refiere a los plazos de devolución, también varían considerablemente en función tanto de la financiera como del capital prestado, pero en general van de los 7 días a los 96 meses.

La velocidad con la que se conceden los préstamos rápidos es una importante ventaja para los usuarios que conlleva ciertos riesgos para la entidad que los concede, puesto que en tan poco tiempo no puede hacer demasiadas comprobaciones sobre la solvencia del solicitante. Por ello, a cambio de asumir ese mayor peligro, estos productos suelen tener intereses más altos que otros más convencionales.

Los mejores préstamos rápidos: sin intereses y en 15 minutos

Existen muchos tipos de préstamos rápidos, encuentra el tuyo buscando al 0% de interés, en menos de 15 minutos o por importe.
Encuentra préstamos rápidos con ABC Finanzas:

Microcrédito Crezu

Importe

100€ - 10.000€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

2 - 3 meses
  • Tu préstamo en 15 minutos tras la aprobación
  • Acepta ASNEF
  • Sin nómina
  • Alta tasa de aprobación
  • Sin intereses ni comisiones

Préstamo Crezu

Importe

100€ - 10.000€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

2 - 3 meses
  • Tu préstamo en 15 minutos tras la aprobación
  • Acepta ASNEF
  • Sin nómina
  • Alta tasa de aprobación
  • Sin intereses ni comisiones

Préstamo Casheddy

Importe

100€ - 1.500€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

3 - 4 meses
  • Primer préstamo de hasta 300€ al 0% TAE
  • Fácil solicitud online
  • Pocos requisitos
  • Sin documentación
  • Acepta ASNEF

Préstamo Wandoo

Importe

50€ - 850€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

7 - 30 días
  • Primera solicitud sin comisiones
  • Plataforma con alta seguridad
  • Aplazamiento de pago
  • Sin papeleo
  • Condiciones Flexibles

Préstamo Vivus sin comisiones

Importe

50€ - 300€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

7 - 30 días
  • Depósito en 15 minutos
  • Primer crédito sin comisiones
  • Condiciones por niveles
  • Préstamos sin nómina
  • Acepta ASNEF

Préstamo Presta Puffin

Importe

100€ - 5.000€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

1 - 60 meses
  • Primer préstamo sin intereses
  • Pagos flexibles
  • Respuesta inmediata
  • Préstamos sin nómina
  • Acepta ASNEF

Préstamo CashGo

Importe

100€ - 10.000€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

3 - 4 meses
  • Ofertas personalizadas
  • Importes flexibles
  • Acepta ASNEF
  • Sin avales
  • Sin comisiones

Préstamo Cashrush

Importe

50€ - 750€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

2 - 3 meses
  • Disponible 24/7
  • Depósito en 60 minutos
  • Formulario sencillo
  • Sin cuotas ocultas
  • Acepta ASNEF

Préstamo Dineti

Importe

100€ - 10.000€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

1 - 60 meses
  • Ofertas personalizadas
  • Prestamistas reconocidos
  • Respuesta en solo 4 minutos
  • Acepta ASNEF
  • Sin comisión

Préstamo Pezetita

Importe

100€ - 10.000€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

2 - 3 meses
  • Préstamos a la medida
  • Préstamos sin nómina
  • No importa tu historial
  • Sin papeleo
  • Acepta ASNEF

Préstamo Vivus 

Importe

50€ - 300€

Interés (desde)

305% TAE

Devolución

61 días
  • Plazo hasta 61 días
  • Depósito en 15 minutos
  • Sin papeleos
  • Alta seguridad
  • Gestión en la app

Préstamo Financiar24

Importe

100€ - 5.000€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

1 - 48 meses
  • Primer préstamo sin coste
  • Ofertas en 2 minutos
  • Solicitud rápida
  • Acepta ASNEF
  • Alto porcentaje de aprobación

Préstamo Fidea

Importe

1.000€ - 30.000€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

3 - 96 meses
  • Importes altos y plazos flexibles
  • Ofertas personalizadas
  • Depósito en menos de 24 horas
  • Acepta ASNEF
  • Sin justificaciones

Préstamo MoneyMan

Importe

100€ - 1.400€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

5 - 30 días
  • Primer préstamo sin intereses
  • Gestión en la app móvil
  • Depósito en 15 minutos
  • Programa de fidelidad
  • Aplazamiento de pago

Préstamo Loaney

Importe

30€ - 600€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

7 - 30 días
  • Primera solicitud al 0% TAE
  • Aprobación instantánea
  • Reembolso anticipado
  • App móvil Loaney
  • Sin letra pequeña

Préstamo Creditero

Importe

100€ - 300€

Interés (desde)

3787,23% TAE

Devolución

5 - 30 días
  • Préstamos en 15 minutos
  • Pagos a cuotas
  • Depósito rápido
  • Datos seguros
  • Sin avales

Préstamo Fineria

Importe

100€ - 1.500€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

2 - 3 meses
  • Comparador de microcréditos
  • Selección personalizada
  • Solicitud 100% online y rápida
  • Acepta ASNEF
  • Sin coste

Préstamo Credy

Importe

50€ - 750€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

1 - 30 días
  • Primer préstamo sin interés
  • Estudio personalizado
  • Préstamos sin nómina
  • Disponible 24/7
  • Acepta ASNEF

Préstamo Solcredito

Importe

100€ - 1.000€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

3 - 4 meses
  • 0% interés en el primer préstamo
  • Múltiples ofertas online
  • Requisitos bajos
  • Créditos rápidos
  • Acepta ASNEF

Préstamo rápido QueBueno

Importe

50€ - 200€

Interés (desde)

0,99% TAE diario

Devolución

5 - 30 días
  • Depósito en 10 minutos
  • Calcula tu crédito
  • Evaluación rápida
  • Sin papeleo
  • Acepta ASNEF

Préstamo Finzmo

Importe

100€ - 1.000€

Interés (desde)

0% TAE

Devolución

3 - 4 meses
  • Primer préstamo al 0% TAE
  • Ofertas personalizadas
  • Préstamos sin nómina
  • Sin avales o papeleos
  • Acepta ASNEF

Préstamo rápido Dinevo

Importe

100€ - 300€

Interés (desde)

1,40% TAE diario

Devolución

5 - 30 días
  • Solicítalo en 3 pasos
  • Mínima documentación
  • Aprobación en 2 minutos
  • Aplazamiento de pago
  • Sin justificaciones

¿Quién puede pedir préstamos rápidos?

Los préstamos rápidos tienen muy pocos requisitos, por lo que están al alcance de un gran número de usuarios. De hecho, algunas de las entidades que comercializan estos productos incluso aceptan a personas con pocos ingresos, mal historial crediticio o que estén inscritas en el fichero público de morosos de la ASNEF.

Pero no todas las financieras aceptan a todo tipo de clientes. Las hay más y menos flexibles para según qué situaciones, por eso nuestro comparador puede resultarte particularmente útil para encontrar una entidad que acepte usuarios como tú, además de para tener un listado personalizado de préstamos rápidos que se adapten a lo que estás buscando en cuanto a importe y plazos de devolución. El formulario de esta herramienta se completa en apenas un minuto, por lo que ahorrarás mucho tiempo y esfuerzos gracias a ella.

A pesar de que los préstamos rápidos son productos bastante asequibles para casi cualquier usuario, sí hay que tener en cuenta uno de los pocos requisitos exigentes que todos tienen: que el solicitante perciba ingresos recurrentes y suficientes todos los meses. Y es que ninguna financiera concederá un crédito sin que la persona que lo pide pueda demostrar de alguna manera que obtiene dinero de forma regular con el que poder hacer frente a los pagos de sus cuotas sin problemas.

Para probar esto, las entidades solicitan un justificante de ingresos. El más común y ampliamente aceptado por las entidades de crédito es la nómina del usuario, en caso de tenerla. Las financieras se muestran mucho más proclives a conceder dinero a personas que trabajen por cuenta ajena porque reciben el mismo sueldo todos los meses, algo que les da mucha seguridad.

Algo más difícil lo tienen personas que no dispongan de una nómina, aunque no tienen de qué preocuparse, porque sigue habiendo muchas entidades dispuestas a prestarles dinero, aunque en este caso la oferta no es tan amplia. En función del perfil del solicitante, aquí el justificante de ingresos puede ser un certificado de prestaciones (en caso de que la persona sea jubilada o esté desempleada) o documentos como la declaración de la renta de los últimos ejercicios o las declaraciones trimestrales de IVA o IRPF (autónomos).

Aunque las personas que reciben una pensión o una prestación por desempleo también tienen ingresos recurrentes similares todos los meses, sus importes suelen ser más bajos que los de los sueldos por un trabajo por cuenta ajena, por eso las entidades prefieren una nómina como justificante. En el caso de los parados, además, dejarán de percibir ese dinero en algún momento. Y con los autónomos el origen de la inseguridad es claro: son profesionales que, por lo general, no ganan lo mismo mensualmente, algo que genera cierta intranquilidad en las financieras.

Disponer de ingresos recurrentes, sin embargo, no asegura que la entidad vaya a conceder el préstamo rápido. Aparte de otros aspectos, como el historial crediticio del interesado, esos beneficios también tienen que ser considerados suficientes por la financiera, es decir, que con ellos el cliente no vaya a tener problema en afrontar los pagos de sus mensualidades. En la mayoría de los casos, las empresas de crédito entienden que el importe de la cuota no puede superar el 33% de los ingresos mensuales que perciba el usuario. Dentro de ese porcentaje también se incluyen otras deudas del solicitante, como una hipoteca.

Si el interesado en solicitar un préstamo rápido no tiene ingresos, la cosa se complica bastante, puesto que las entidades de crédito no están dispuestas a prestar dinero a este tipo de usuarios, con los que el riesgo de impagos es alto. No obstante, no todo esta perdido, si esta persona puede conseguir que otra con ingresos la avale, es posible que le concedan la financiación.

Además de disponer de ingresos recurrentes, justificables y suficientes, los préstamos rápidos suelen tener los siguientes requisitos básicos: el solicitante debe ser mayor de edad (algunas entidades también establecen límites máximos de edad), residir legalmente en España, estar en posesión de un documento de identidad válido y en vigor, disponer de un teléfono y un correo electrónico de contacto y ser titular de una cuenta bancaria española.

Así funciona el comparador para encontrar los mejores préstamos rápidos

Como ya hemos comentado un poco más arriba, nuestro comparador de créditos puede ayudarte a ahorrar mucho tiempo y esfuerzos a la hora de buscar el préstamo rápido que necesitas. A continuación te vamos a explicar cómo utilizarlo y sacarle todo el partido posible.

1. Lo primero que debes hacer es ir al comparador que puedes encontrar un poco más arriba en este misma página y comenzar a rellenar los datos. El proceso es bastante sencillo, intuitivo y rápido. Allí te solicitaremos una serie de datos básicos para poder filtrar los préstamos rápidos que se adaptan a tu perfil y exigencias: el dinero que necesitas, el plazo de devolución deseado, tu situación laboral, tus ingresos mensuales, tu edad, la declaración de solvencia (esto es, si estás o no en un fichero de morosos como el de la ASNEF), tu nombre y apellidos y un correo electrónico de contacto. También tendrás que marcar la casilla por la que aceptas los términos y condiciones de uso y la política de privacidad. Todos estos pasos se completan en apenas un minuto.

2. Una vez hayas hecho todo esto, el comparador te redirigirá instantáneamente a una página con un listado personalizado, que también se enviará a tu correo, con prestamos rápidos que se adaptan a tus exigencias y de entidades dispuestas a prestar dinero a personas con tu perfil financiero. Si no deseas facilitarnos tu email, no es necesario que lo introduzcas para acceder a la selección de créditos, pero de este modo no la enviaremos a tu dirección de correo para que la puedas consultar en otro momento si así lo deseas.

3. A partir de este punto sí tendrás que analizar las distintas propuestas, compararlas y elegir finalmente la que más te convenza, pero gracias a nuestro buscador habrás ahorrado mucho tiempo en una primera criba, que suele ser la más laboriosa.

Si también necesitas ayuda para saber cuál de los préstamos rápidos que te hemos hecho llegar te conviene más, no te preocupes, un poco más adelante te explicamos los aspectos fundamentales que debes tener en cuenta a la hora de elegir entre un crédito u otro. Pero antes, un par de apuntes.

En primer lugar, la efectividad del comparador de préstamos rápidos radica en los datos que nos proporciones. Por lo tanto, si alguno de ellos no se ajusta a la realidad, es posible que el listado proporcionado no sea todo lo personalizado que podría. También cabe la posibilidad de que algunas de las entidades que aparezcan en la selección te rechacen cuando comprueben la información verdadera en los documentos que, obligatoriamente, tendrás que presentarles.

En segundo lugar, debes tener en cuenta que el envío del listado por parte del comparador no garantiza en ningún caso la concesión final del préstamo rápido. Esta herramienta lo único que hace es ahorrar tiempo y esfuerzo con una primera criba para ofrecerte una selección de los productos con los que tienes más posibilidades de ser aceptado, pero nada más. Una vez hayas solicitado el crédito, la entidad que lo comercializa estudiará tu perfil para analizar tu riesgo y decidir si aceptarte o no como cliente.

¿Por qué comparar préstamos rápidos con nuestro buscador de préstamos?

Fundamentalmente, para ahorrar tiempo y esfuerzos. En la actualidad el mercado financiero dispone de decenas de préstamos rápidos, cada uno con sus características y exigencias propias, lo que hace que buscar el más idóneo para ti de entidades que acepten perfiles financieros como el tuyo sea una tarea ardua y prolongada.

Con nuestro comparador de préstamos rápidos, en cambio, obtendrás en apenas un minuto una selección de créditos mucho más adaptados a tus necesidades y de entidades que suelen aceptar a clientes de tus características. De esta forma, el proceso de análisis, comparación y toma de decisión será mucho más rápido.

Si el listado que has recibido es algo corto, o las opciones que aparecen en él no acaban de convencerte, siempre puedes utilizar de nuevo el comparador de préstamos rápidos cambiando algunos de los parámetros, por ejemplo, el plazo de devolución o el monto que necesitas. De esta forma, es posible que recibas algunas propuestas alternativas que encajen mejor en lo que buscas, aunque algunas de las condiciones que querías en un principio sean ligeramente diferentes.

Comparamos en segundos más de 30 entidades diferentes

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image

¿Cómo consigo la mejor opción para mi préstamo rápido?

Ya tienes el listado de préstamos rápidos que te ha proporcionado nuestro comparador, y ha llegado el momento de decidir, pero ¿cómo averiguo cuál es la mejor opción? Esta es una decisión muy personal, porque dependerá de lo que estés buscando y de tu situación económica y laboral. No obstante, a continuación te explicamos cuáles son los aspectos básicos a los que, al menos, debes prestar atención al tomar la decisión:

Rapidez

Una de las principales características que buscan las personas que se interesan por los préstamos rápidos es, precisamente, su velocidad. Todos ellos se conceden con bastante celeridad, pero hay ligeras diferencias entre unos y otros. En algunos casos es posible obtener una respuesta de la entidad en menos de 15 minutos después de haberlo solicitado, y recibir el dinero en la cuenta a lo largo de ese mismo día. Otras financieras, en cambio, pueden tardar hasta 48 horas en emitir una resolución, y el ingreso se puede demorar dos o tres días.

Intereses

A la hora de comparar entre un préstamo rápido y otro, uno de los aspectos fundamentales a los que hay que prestar atención es al de los intereses, puesto que cuanto más altos sean estos, mayor será el coste del crédito. No obstante, hay que tener en cuenta que no siempre los más baratos serán la mejor opción, puesto que en ocasiones disponer de otras ventajas, como plazos de devolución más amplios o cero comisiones, puede resultar más interesante.

Importe

Otro aspecto importante son las cantidades mínimas y máximas que permiten solicitar las entidades. En general, los importes de los préstamos rápidos suelen oscilar entre los 2.000 y los 10.000 euros, aunque hay entidades que conceden fondos tanto por encima como por debajo de esas cifras.

Plazo de devolución

Se trata del tiempo en el que irás devolviendo el préstamo rápido poco a poco a través de mensualidades. Aquí las cifras varían mucho según la entidad en que se solicite, pues hay algunas que no permiten plazos de devolución de más de tres meses, mientras que otras dan la opción de que sean de varios años. Este aspecto es particularmente importante porque de ponerlo demasiado corto, es posible que las cuotas sean demasiado altas para tu economía y acabes teniendo dificultades para afrontar los pagos. Pero también hay que tener en cuenta que cuanto más se tarde en devolver el crédito, más tiempo se pagarán intereses, por lo que más caro resultará el producto.

Comisiones

Los costes de los préstamos rápidos no sólo provienen de los intereses, en algunos casos también pueden tener algún tipo de comisión obligatoria, como la de apertura. Asimismo, todos ellos incluyen una serie de comisiones opcionales que sólo se activan si se dan determinadas circunstancias, la mayoría de ellas relacionadas con el impago de las cuotas del crédito. Estos cargos adicionales suelen ser cuantiosos y sus importes se suman a diario, de tal manera que pueden encarecer el producto rápidamente. Es por ello que conviene mirar bien este aspecto, que debe aparecer en el contrato de la financiación remitido por la entidad para su firma, antes de completar el proceso de contratación, para comprobar si se trata de comisiones razonables o demasiado altas.

Promociones

Algunas entidades ofrecen algunas ventajas adicionales como promoción de bienvenida para nuevos clientes, tales como intereses más bajos. Es interesante comprobar si alguna de financieras que aparecen en la lista tienen algún tipo de oferta, pues hará que el préstamo rápido sea más rentable.

¿Estos préstamos son realmente rápidos?

La principal virtud de los préstamos rápidos es precisamente la velocidad a la que son concedidos, por lo que sí, es un tipo de financiación acelerada que permite a sus solicitantes disponer del dinero que precisan de forma casi inmediata, a veces incluso el mismo día en el que se pidió.

No obstante, la velocidad del préstamo rápido depende de la entidad, pues aunque todos se conceden con celeridad, algunas financieras lo hacen antes que otras, y del banco en el que el usuario tenga la cuenta corriente en la que se va a recibir el crédito.

En lo que se refiere a las financieras que conceden el préstamo rápido, hay algunas que se comprometen a estudiar la solicitud y emitir una respuesta, positiva o negativa, en menos de 15 minutos. Si aceptan al usuario como cliente, en el mismo correo que le informan de esto adjuntarán el contrato del crédito. En cuanto se devuelva dicho documento firmado, la entidad hará la transferencia. De esta forma, si el interesado está atento y contesta rápido, le pueden hacer el ingreso de los fondos que necesita en apenas media hora desde que rellenó el formulario de solicitud.

Otras entidades, en cambio, pueden tardar hasta 48 horas sólo en estudiar la solicitud y emitir una respuesta, a lo que hay que añadir el tiempo que el usuario se demore en revisar el contrato para comprobar que todo está bien y devolverlo firmado, y lo que su banco emplee en procesar la transferencia hasta depositarla en su cuenta corriente.

Por otra parte está, precisamente, la entidad en la que el solicitante tenga su cuenta corriente, puesto que en función del banco y de la financiera, la transferencia puede tardar en procesarse hasta 5 días laborables, aunque lo habitual es que se demore entre 1 y 3 días hábiles.

El usuario debe tener en cuenta todos estos datos a la hora de pedir su préstamo rápido en función de la urgencia con la que necesite el dinero, puesto que según la financiera elegida y el banco en el que tenga su cuenta corriente, los fondos pueden estar el mismo día que los pidió en su poder o demorarse hasta 7 días.

Para que todo sea tan veloz, las entidades que comercializan préstamos rápidos tienen que recurrir a dos estrategias: la automatización de parte del proceso mediante herramientas digitales, motivo por el que la inmensa mayoría de estos productos se solicitan exclusivamente online, y la eliminación de buena parte del papeleo que normalmente se pide en los créditos convencionales para comprobar la solvencia de los potenciales clientes.

Esa eliminación de una parte importante del papeleo hace que los préstamos rápidos incluyan una ventaja adicional, además de su velocidad: tienen muy pocos requisitos, por lo que abren la posibilidad de conseguir financiación a personas que habitualmente encuentran problemas para obtenerla. A cambio, eso sí, los intereses de estos productos suelen ser más elevados que la media, puesto que las entidades que los comercializan tratan de compensar ese mayor peligro que asumen cobrando más.

Préstamos rápidos con ASNEF

El menor número de requisitos de los préstamos rápidos que hemos comentado con anterioridad hace que sean asequibles para personas que suelen encontrar dificultades para conseguir financiación por tener, por ejemplo, un mal historial crediticio. De entre todos los que tienen esas dificultades, los que se enfrentan a más inconvenientes son, sin duda, los que están inscritos en el archivo de morosos de la ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito) por mantener deudas impagadas durante mucho tiempo, a veces incluso años. ¿También pueden estos usuarios acceder a préstamos rápidos? La respuesta corta es sí, la larga, que depende, porque hay que tener en cuenta varias consideraciones.

Algunas de las entidades que comercializan préstamos rápidos aceptan a usuarios que estén incluidos en ASNEF, pero no todas, ni siquiera la mayoría, sólo un pequeño grupo de ellas. Por eso, encontrarlas en la amplia oferta disponible puede ser complejo y laborioso, motivo por el que te recomendamos que utilices nuestro comparador de préstamos. Esta herramienta incluye un apartado en el que puedes especificar que estás inscrito en el citado fichero de morosos para enviarte un listado en el que exclusivamente aparezcan financieras que acepten a personas con impagos. De esta forma, ahorrarás mucho tiempo y esfuerzos.

Eso sí, hay que tener en cuenta que las entidades de préstamos rápidos que aceptan a usuarios con ASNEF no les conceden créditos de forma indiscriminada. Lo que están dispuestas a hacer es estudiar su caso, pero pueden rechazarlos igualmente si, tras examinar la documentación facilitada, consideran que es demasiado arriesgado prestarles dinero.

Estas entidades de préstamos rápidos tienen en cuenta, en especial, tres datos fundamentales de la ficha del usuario de ASNEF (que es pública y pueden ser consultada por cualquier empresa inscrita en dicho directorio) para tomar su decisión: importe de la deuda, número de impagos y sector de la empresa con la que se mantiene el adeudo.

El importe de la deuda es un aspecto muy importante para las empresas que ofrecen préstamos rápidos con ASNEF porque consideran que, cuanto más alta sea esa cifra, más arriesgado será prestarle dinero a esa persona. Y algo similar ocurre con el número de impagos: las financieras considerarán más peligroso para sus intereses a un usuario que mantenga adeudos con varias empresas que al que sólo los tenga con una compañía.

Por último, las financieras que ofrecen préstamos rápidos con ASNEF prestan mucha atención al sector al que pertenece la compañía con la que el usuario mantiene el impago, porque no les gusta que la deuda no resuelta esté contraída con otra entidad de crédito. Consideran que si el interesado ya ha dejado de pagar otro préstamo, nada le impide hacerlo de nuevo con ellos, por lo que es bastante probable que, si este es el caso, le rechacen.

Así pues, sí, es posible obtener un préstamo rápido con ASNEF, pero sólo si la deuda es relativamente pequeña, no se mantienen muchos impagos con distintas compañías y, sobre todo, si la empresa o empresas con las que se tiene el adeudo no pertenecen al sector financiero.

Costes e intereses de los préstamos rápidos

Los préstamos rápidos tienen varias ventajas que los hacen especialmente atractivos para personas que necesitan financiación urgente o tienen problemas para conseguir créditos convencionales, pero también tienen un inconveniente importante: son más caros que el resto de productos de este tipo que existe en el mercado.

Ese mayor coste viene dado, especialmente, por sus intereses, que son bastante más altos que la media. Según los últimos datos del Banco de España sobre los tipos de interés aplicados por las entidades españolas, el interés medio de los préstamos personales en nuestro país está cerca del 9% TAE, mientras que los de los préstamos rápidos oscilan entre el 36% y el 1000% TAE, según la entidad, el importe y la duración del producto.

Esto es algo que se debe tener particularmente en cuenta a la hora de solicitar un préstamo rápido, porque unos intereses tan elevados pueden hacer que las cuotas sean bastante altas y dificultar el pago al usuario, de tal manera que aumenta su riesgo de caer en impagos.

Otro aspecto que se debe valorar en cuanto a los costes de un préstamo rápido son las comisiones. Estos productos no suelen tener muchas obligatorias, en algunos casos de apertura, pero poco más. Sin embargo, todos incluyen comisiones opcionales que se activan si se dan determinadas circunstancias, fundamentalmente el impago de una cuota, que encarecen considerablemente el producto.

Algunas de estas comisiones son la comisión por mora o la comisión por posiciones deudoras, que se activan desde el mismo momento en que la entidad no puede cobrar una mensualidad. Suelen ser bastante elevadas y habitualmente se cargan por cada día que no se resuelve el impago, de tal forma que el préstamo rápido se puede encarecer rápida y exponencialmente si se deja de afrontar una cuota.

La información sobre estas comisiones por impagos debe aparecer de forma clara en el contrato que la entidad envía al usuario para abrir el préstamo rápido. Por eso, antes de firmar el documento, es preciso que el interesado lo revise bien y compruebe sus importes y porcentajes para cerciorarse de que están dentro de lo normal, además de para estar informado de lo que puede tener que pagar si llega a dejar de abonar sus mensualidades.